La calprotectina fecal, un marcador biológico que ayudará a diagnosticar la enfermedad inflamatoria intestinal

La calprotectina fecal (CPF), una proteína que está presente en nuestro organismo, se ha convertido en un marcador con grandes posibilidades en la detección de procesos inflamatorios y/o infecciosos, lo que ayudaría a discriminar entre pacientes con y sin enfermedad inflamatoria intestinal, evitando técnicas más invasivas. Según ha explicado Raquel Simó Jordá, de la Unidad de Gastroenterología Pediátrica del Servicio de Pediatría del Hospital Universitario Doctor Peset, de Valencia:

“La CPF es una proteína que se encuentra en el organismo de forma abundante en distintas células del epitelio escamoso, en leucocitos polimorfonucleares, macrófagos y monocitos. También se localiza en plasma y fluidos corporales, así como en las heces (concentración seis veces mayor que la plasmática) en proporción directa al grado de inflamación intestinal”. “Representa el 5% del contenido total proteico de los leucocitos neutrófilos (60% del componente del citosol) y sus niveles se elevan de 5 a 40 veces en presencia de procesos inflamatorios y/o infecciosos”.

Una de las ventajas de este marcador es que es estable, es decir, es una proteína resistente a la actividad proteolítica de las enzimas digestivas (a diferencia de otros marcadores fecales), no se modifica ante la inflamación/infección sistémica (mayor sensibilidad y especificidad que otros marcadores serológicos habituales como PCR y VSG) y es estable a temperatura ambiente hasta un máximo de siete días. La Dra. Simó ha señalado que:

“Se determina en una pequeña muestra de heces (<5 g) de forma rápida y reproducible mediante diversos test cuantitativos o semicuantitativos, siendo el punto de corte habitual 50 mcg/g de heces (en mayores de cuatro años), aunque la precisión de la CPF parece mejor si el punto de corte es al menos de 100 mcg/g”.

La presencia de cifras de CPF > 50 mcg/g se puede considerar representación directa de la migración de los neutrófilos hacia el tubo digestivo e indirectamente reflejar la actividad inflamatoria de la mucosa intestinal (PCR del intestino). “Por ello, la CPF es útil para discriminar entre pacientes con y sin enfermedad inflamatoria intestinal (EII)”.

Otra de las ventajas es que este marcador biológico servirá para ofrecer diagnósticos en pediatría que permitan diferenciar entre procesos inflamatorios intestinales y aquellos que no presentan enfermedad orgánica pero que cursan también con dolor abdominal y diarrea, muy frecuentes en pediatría. Una de las dificultades diagnósticas en pediatría es la posibilidad discernir los casos leves o moderados de procesos inflamatorios intestinales de los que no presentan enfermedad orgánica pero que cursan también con dolor abdominal y diarrea, muy frecuentes en pediatría.

La colonoscopia (prueba de elección para el diagnóstico de EII) es una técnica que permite identificar el proceso orgánico del colon, pero es cara, invasiva y no se puede repetir de forma frecuente.

Según Simó:

“Los estudios realizados en niños han encontrado que la CPF es un marcador sensible y específico para poder diferenciar entre cuadros funcionales u orgánicos y permite discernir aquellos niños que requieren colonoscopia para su diagnóstico de los que no, con la consiguiente disminución de la carga asistencial, evitando retraso diagnóstico de los casos más graves, y del coste económico”.

Fuente: Diariomedico

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s