La necesidad de la psicología basada en la evidencia

Cuando comenzamos a escribir sobre psicología en TUEII nos faltó anotar nuestro compromiso con esta rama de la ciencia (que dábamos por hecho) y nuestra apuesta por el conocimiento basado en la evidencia.

¿Y que significa esto?

Pues nada menos que nuestro interés en asegurarnos que lo que se publica en esta página esté consolidado como un conocimiento bien establecido, y en el caso de que no lo estuviera, aclarar desde un principio que de lo que se habla probablemente sea eficaz, que está en fase experimental, o advertir que ni siquiera eso.

¿Por qué?

De entrada porque queremos para nuestros usuarios lo que nos gustaría recibir en el caso de estar en la misma situación de quien nos lee.

Pero más allá de eso, existe un motivo mucho más importante, como es la necesidad que tenemos de poner un filtro y un poco de orden a toda la información que existe sobre explicaciones, tratamientos, y recomendaciones en el área de las Enfermedades Inflamatorias Intestinales.

Es decir, que no todo lo que existe vale, y que no estamos dispuestos a divulgar lo que podría perjudicar a quienes intentamos favorecer.

Dicho esto, podría escribir lo que queda del post sobre el por qué unos tratamientos tienen ese “sello” de calidad y pasan a estar dentro de los ya establecidos, y de los que no.

O de por qué algunos no dejan de ser solo un mito, y como podrían dejar de serlo, si se limitaran a cumplir unos pasos que nunca “inexplicablemente” terminan de realizar.

Aunque pensándolo bien no creo que merezca la pena.

Hay miles de sitios en internet que analizan estupendamente el tema. Incluso nos bombardean por la televisión con el por qué hay que hacerle caso a la medicina tradicional, detallando por qué la medicina “alternativa” no es aconsejable según que casos, y a pesar de ello seguimos dando credibilidad a todo lo que nos llega sin percibir las consecuencias.

Por ello, y sin que sirva de precedente, cambiaré de área y pondré un ejemplo de otra disciplina más que ilustrativo por su paralelismo, y que todos entenderemos de inmediato.

En concreto hablo de la economía y de como se han justificado los recortes.

Dos reputados economistas de Harvard, Carmen Reinhart y Kennesth Rogoff, divulgaron el artículo “Crecimiento en una época de endeudamiento” desde el que dibujaban un umbral crítico, un punto de inflexión, para la deuda pública. Desde el cual, una vez superado el 90% del producto interior bruto, afirmaban, el crecimiento económico se desplomaría.

Pronto desde todas las instituciones que nos gobiernan hicieron suyos esos datos por la fama de quien los defendían, y cada vez que metían la tijera, nos vendían que aunque les dolía en el alma… no quedaba más remedio.

¿Problema?

Que otros economistas de inmediato desconfiaron de ese estudio, e intentaron replicar los cálculos, siendo incapaces de comprobar las conclusiones originales de los autores. Algo iba mal.

Por suerte, aunque no para nosotros, los autores permitieron que unos investigadores revisaran sus datos originales, descubriéndose que no sólo contenían errores de codificación en el excel, sino que omitieron datos, y encima realizaron algunas prácticas estadísticas poco habituales y más que cuestionadas.

Y con eso estamos donde estamos, con algunos políticos aún diciendo que es lo que funciona a pesar de las evidencias, y con los datos en la mano, por el otro.

¿A quien creer?

En realidad quien lleva razón es lo de menos para la ciencia, lo que ahora se ha desmentido tal como nos lo hacían llegar, podría volver a validarse más adelante.

Lo importante de este ejemplo es que no se pueden tomar medidas precipitadas porque un solo estudio lo diga. Por mucha eminencia que sea quien defienda la teoría.

Seamos cautos, esperemos a que los estudios se repliquen por otros autores, y poco a poco ya tendremos tiempo de ir ampliando su uso si las conclusiones son favorables.

Pero eso, todo a su tiempo, y siempre con los datos en la mano para no cometer ninguna estupidez.

R. Saldana

Anuncios

Un pensamiento en “La necesidad de la psicología basada en la evidencia

  1. yo no se como controlar psicologicamente esta enfermedad la teoria es que debemos no ponernos nerviosos ni dejar que la s emociones nos afecten pero no es fácil porque cuando algo te afecta te afecta y no ha y forma de que los eches a la espalda y te olvides de ello es tan facil decir que debemos no alterarnos pero es muy dificil controlar la s emociones lo digo por experiencia y otengo colitis ulcerosa y no me conviene tomar disgustos pero no se como hacerlo y mira que se que las pesambres me van muy mal para mi enfermedad pero no puedo controlarlo si me dijeran algo para hacerlo se los agradeceria con todo el alma gracias

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s