Actúa ante la depresión tomando la iniciativa

En el último artículo de la sección de psicología titulado “La depresión en las EII” introdujimos de manera resumida los factores que pueden incidir en que los pacientes con enfermedades inflamatorias intestinales puedan acaban padeciendo una depresión.

Hoy, además de querer profundizar en este asunto, pretendo resaltar la importancia de conocer esta información. Ya no solo porque seamos vulnerables en mayor o menor medida a ella, sino también porque nuestro entorno puede verse envuelto, queramos o no… y está en nosotros el echar una mano.

¿Envuelto en qué sentido? Nuestros familiares, amigos y parejas también reaccionan ante nuestro dolor, físico o mental, por la misma inseguridad que nos produce convivir con una enfermedad impredecible que puede manifestarse de la forma que mejor le parece.

Siendo la buena noticia que podemos aprovechar todo el conocimiento que está disponible sobre la depresión a nuestro favor y el de quienes nos rodea.

Por ejemplo:

¿Qué nos podemos encontrar en nuestro día a día que nos alerte a tomar la iniciativa?

Ante situaciones como una mala racha en los estudios, un despido o un bajo rendimiento laboral prologado… causados directa o indirectamente por la enfermedad, corremos el peligro de acompañar la situación con conclusiones del estilo:

  • Pensar que nunca será suficiente cuanto me esfuerce, porque tarde o temprano, llegará una baja y otro despido.
  • Actuar con nerviosismo en una nueva oportunidad que vivimos por no dejar de pensar en lo que ya nos ha pasado otras veces.
  • Perder el interés por temas que nos agradaban.
  • Tener más roces que nunca con las personas de importancia con las que tenemos un trato directo (compañeros, familiares, amigos y pareja).

Ocurriendo no sólo en situaciones negativas, como cuando superando una situación de desempleo, no dejamos de pensar en la posición que ocupábamos con anterioridad o en los beneficios que nos daba el anterior puesto. Perdiendo de esta forma las ventajas que esta nueva situación nos pudiera aportar. Y si no lo ves claro, piensa en otro ejemplo, como que en lugar de trabajo has cambiado de pareja y te sucede algo similar.

¿Cuándo llega a ser un problema? Cuando nos quedamos bloqueados sin actuar, dejándonos llevar para ver que ocurre, y esperando que todo se resuelva con tiempos mejores.

Así, si pensante que los casos anteriores tienen algo que ver contigo y tus respuestas, o no se alejan demasiado, hay buenas noticias para ti. Se puede hacer mucho contra aquello que te impide estar sacando la máxima experiencia de todo lo que deberías estar experimentando.

La primera diferencia es que a partir de ahora, en lugar de quejarnos y discutir lo justo e injusto de lo que ha pasado, o de afirmar que nada es posible, afrontaremos aquello que nos esté ocurriendo con un papel más activo y evitando que la situación se agrave por momentos.

¿Cómo?

Antes de pasar a las preguntas que concretan el origen del problema que atraviesas, te pido que contestes de a la las siguientes preguntas que te servirán a modo orientativo:

1. ¿Qué situación es la que afrontas?

2. ¿Es la primera vez que te ocurre?

3. ¿En qué ha cambiado tu vida desde entonces?

4. ¿Cómo te sientes?

5. ¿El apoyo de qué persona echas en falta?

6. ¿Qué otras personas están a tu disposición?

7. ¿Qué te gustaba de la vida que estabas haciendo hasta ahora?

8. ¿Qué temes de tu nueva situación?

9. ¿Qué te gusta o podría llegar a gustarte de tu nueva vida?

Las respuestas, sin importar que las guardes para ti o decidas compartirlas con nosotros, te ayudarán a definir exactamente cual es tu situación actual, y a saber si pudieran estar relacionadas con algún foco de tensión de los que facilitan la aparición de la depresión.

¿Y el siguiente paso?

Dependerá de lo que hayas respondido. Quizás solo sea necesario aceptar que tu situación ha cambiado y actuar en consecuencia.

En otros casos, será interesante ver qué ocurrió y por qué llegaste a donde estás, lo que nos dará las pistas que necesitamos para establecer los mecanismos de corrección y actuación. Y eso será en el siguiente artículo.

R. Saldaña

Anuncios

Un pensamiento en “Actúa ante la depresión tomando la iniciativa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s