¿Por qué no cumplimos con la medicación?

Quizás el aspecto en el que menos puede trabajar el equipo profesional que sigue nuestra Enfermedad Inflamatoria Intestinal sea el relacionado a la toma de la medicación, por nuestra parte, en las pautas indicadas.

Es un tema del que además se ha dicho mucho y del que conviene actualizar algunos conceptos.

La adherencia al tratamiento, a pesar de su complejidad en su seguimiento y medición, tiene su importancia al ser de las piezas más importantes en la prevención de recaídas en las EII’s. Recordando aquí que la prevención es algo que ayuda a cumplir el deseo que más reclamamos: apartar la enfermedad tanto tiempo como sea posible de nuestras vidas.

Un resultado nada desdeñable para el poco esfuerzo que requiere cumplir con un tratamiento. Más si cabe si la responsabilidad recae más en nuestras manos que en las médicas.

Así, dicho lo dicho, un pregunta se abre ante nosotros:¿Cumplimos las pautas? Y si no es así… ¿Por qué?

Diversos estudios han informado que los que que incumplen las pautas de la medicación varían en un porcentaje entre el 35 y el 72%.

¿Qué es lo que hace que nos saltemos el tratamiento?

Para responder a esta pregunta hemos rescatado los resultados de la “ISSEO SURVEY”, estudio diseñado específicamente para estudiar cuales son los factores psicológicos y socioeconómicos en la adherencia al tratamiento en una gran muestra seleccionada con EII’s.

Por bloques se obtuvieron los siguientes resultados:

Según las características de los pacientes

No se encontraron diferencias entre hombres o mujeres, el tiempo que se lleva con la enfermedad, gravedad y actividad de la enfermedad e historial de cirugías. Sí se encontraron resultados significativos entre los más jóvenes y los fumadores. Es decir, estos dos grupos, llevan peor cumplir con la medicación cuando depende de ellos tomarla.

Según la medicación

El porcentaje de respuestas para temas relacionados con el tratamiento (probablemente por la falta de conocimiento) fue baja. Por tanto, para evitar sesgos no publicaremos los % aunque pueden consultarse en todo momento en el informe original que citamos.

Aún así se puede confirmar que los pacientes tratados con anti-TNF son los más adherentes.

Quizás siendo importante señalar que no se observó ninguna diferencia entre el tipo de tratamiento y el tipo de EII.

Según el estatus socioeconómico

De un total, 1.460 pacientes (89,5%) eran miembros de la AFA (la ACCU francesa por así decirlo)

No hubo diferencia estadística entre la adhesión y la falta de cumplimiento con respecto al estado civil, al nivel educativo y/o a la situación laboral.

Por el contrario, los pacientes asociados a AFA eran más adherentes.

Según el estatus psicológico

Se asociaron a la falta de adherencia la ansiedad y estados de humor negativos. No la depresión.


En conclusión, la adherencia al tratamiento parece estar asociada con limitaciones psicológicas (ansiedad y estados de humor), pero no con la privación socioeconómica.

Siendo relevante el papel jugado por la asociación de pacientes en su apoyo educativo proporcionado a los pacientes.

Así con estos resultados en la manos tendremos que preguntarnos si hay que aceptar las altas tasas de incumplimiento que se registran o, por otro lado, asumir que se puede hacer mucho más de lo que se está haciendo. Por ejemplo: mejorar la cantidad y calidad de la información que se transmite.

Por lo demás, y como siempre, en caso de sientas que no cuentas con toda la información que te gustaría no dudes en contactar con nosotros o con vuestro especialista de referencia.

R. Saldana

Anuncios

3 pensamientos en “¿Por qué no cumplimos con la medicación?

  1. Un punto a favor para las asociaciones. Espero que lo tengan en cuenta tanto las distintas sedes como los propios pacientes.

    El asunto de la mediación no es un juego.

    Me gusta

  2. A mí no me extraña que se abandone la medicación en ciertos momentos. Cuesta mucho hacerse a la idea de que tienes que tomar varias pastillas de Mezavant diarias el resto de tu vida. Cada vez que trago una me pregunto: ¿y con un cambio de alimentación no podría controlarlo? Al fin y al cabo llevo casi dos años sin un brote. El que no haya avances significativos en la investigación también me hace preguntarme: ¿es que les interesa mantenernos en este estado de enfermedad latente el resto de nuestras vidas antes que diseñar un protocolo autoinmune? Todavía no me he atrevido a dejar el Mezavant, pero muchos días me pregunto si no habrá un tratamiento homeopático o simplemente lógico (suprimir gluten, lácteos, carnes, alcohol…) para evitar esa eterna medicación.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s