Introducciendo las expectativas

Hoy me alejaré algo más de lo habitual de las EII’s para poder llegar a uno de los temas que más inciden en nuestra vida diaria, tengamos o no una enfermedad, y que marcará por completo el devenir de las relaciones que tenemos con las personas que nos rodean y el de nuestro bienestar a largo plazo.Aunque ¿a quién va dirigido en especial? A ti si te has sentido en algún momento que no te llegan a comprender, que no hay forma de que vean por lo que estás pasando, o incluso si estás en un punto en el que la relación con amigos/familiar/pareja parece que está más por romperse que de otra cosa.¿Qué ocurre realmente en estos casos?Para saberlo, y mucho más para resolverlo, hay que hacer una pausa de la situación y hacer unos breves ejercios que nos ayuden a clarificar como funcionamos… y entrar en el maravilloso mundo de las expectativas.Veamos el primer ejemplo. De las tres secuencias siguientes… ¿Cuál es la que sigue un orden?:

123581321
123456789
141592653

Si la reconociste… ¿podrías decir con facilidad que número podría ir antes del primero y cuál continúa después del último?

Sencillo, ¿verdad?

Probablemente hayas respondido que la segunda es la correcta, y no te falta razón. ¿Pero es la verdadera?

Y aquí es donde está la gracia. Nuestra educación y las experiencias que hayamos tenido en la vida es lo que te da a entender que la respuesta que seleccionaste debe ser la que corresponda con la solución que te pedía… ignorando todo lo demás.

Sin embargo una persona con conocimientos en matemáticas habría reconocido la secuencia de PI en la tercera opción, pudiendo completarla también con un número antes y después exactamente igual como tu lo hiciste con la secuencia que elegiste. Y un tercero para colmo vería las secuencia de finobacci sin ningún esfuerzo en la primera opción mostrada.

Así como ya sabrás ahora después de esto… ninguna era más correcta que la otra. Solo nuestra experiencia, conocimientos, y quizás el caprichoso concepto de orden con el que ordenamos la realidad, hizo que te focalizaras en uno de todos los datos que tenías presentes para decantarte por una secuencia y no otra.

¿He dicho caprichoso? Sí. Ordenamos los eventos, y el ritmo en el que deben producirse, bajo un orden totalmente caprichoso influido por los conceptos ya mencionados de historia personal y conocimientos adquiridos.

Aunque esto es especialmente útil, no nos confudamos. Tanto como que nos permite realizar nuestro día a día con fluidez y sin tener que esforzarnos en demasía. No obstante, a pesar de lo dicho, es importante recalcar que estos esquemas están tan automatizados que solo cuando nos los cambian es cuando tomamos consciencia de cuales son aquellas secuencias con la que nos guiamos.

¿Debo pagar antes o después de echar gasolina? ¿Es un insulto que un camarero nos pida que pagemos justo cuando le indicamos que queremos un café? ¿Debe la gente preguntar cómo estamos o dejar de hacerlo? ¿Visitarnos cuando nos ingresan?

Para responderlo no basta como es obvio en mirar nuestra secuencia (la que es buena para nosotros), que si nos hemos planteado la pregunta está claro que el establecimiento/persona en cuestión ya no la ha trastocado. Así que donde hay que centrarnos, y es aquí es donde solemos fallar, es en descubrir cual es la que ven ellos como correcta y comprender por qué. Solo así podremos eliminar esa barrera que nos impone el desconocimiento, ir un paso más allá, y resolver aquello que nos proponíamos realizar sin mayor trascendencia que el pequeño desconcierto inicial.

¿Eso es todo? Ni mucho menos. Una cosa es que comprendamos lo que sucede y otra es que estemos de acuerdo o no, pero esa ya es otra historia y la continuaremos en el siguiente post.

Ahora eso sí, me gustaría antes de despedirme… preguntaros cuál fue el último problema que tuvieron, a poder ser relacionado con vuestra enfermedad, y que información creen que olvidaron revisar que os podría haber ayudado a saber que estaba ocurriendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s