Experiencia de Irene Sampedro con el Crohn

-Hola… ¿Irene? ¿Qué tal estás? Perdona que haya pasado sin avisar, llevaba tiempo dándote señales y has estado pasando desapercibida ante mis intentos…

*Oh, vaya. Lo siento… dime, ¿cómo te llamas?

-Tranquila, no nos olvidaremos el uno del otro, esto es el principio de algo que no tiene fin, te seré fiel, me tendrás siempre contigo. Por cierto, soy tu E.I.I., puedes llamarme ‘Crohn’, así me conocen todos.

*¿Crohn? Espera… un momento, no he oído hablar de ti en mi vida, no te conozco.

-Tranquila, Irene. Ponte cómoda porque será un largo viaje, tan largo que, me vas a conocer tan bien cómo yo a ti.

Y así fue. Estuvo dándome señales cerca de 5 meses, continuos viajes al hospital por un dolor y malestar generalizado que nadie podía explicar. Analíticas iban y venían sin percatar a nadie de lo que mi cuerpo estaba preparando.

Sufría fuertes dolores de estómago, (dolor reflejo), perdía peso sin motivo, el dolor en la fosa ilíaca derecha se hacía cada vez más continuo, incluso, llegaron a pensar que sufría de apendicitis. Y eso se repetía una y otra vez, semana tras semana, hasta que me ingresaron en el hospital para realizarme más pruebas hospitalarias que diagnosticasen la causa de mi malestar.

Tras un sinfín de pruebas médicas y, descartando posibilidades, llegó la crucial, el tránsito intestinal. Recuerdo que el doctor que me llevaba se reunió con mis padres y les explico todo lo que a mí me haría saber después.

Entró en la habitación, (424-A), y se dirigió hacia mi, me hablaba con palabras que retumbaban en mi cabeza sin dejarme prestarle atención, de pronto recuerdo que no era capaz de atenderle, me centré en una cadena de palabras que no tenían fin en mi cabeza: ‘Tienes enfermedad de Crohn’, no estrés, cuidar alimentación, medicación, fístulas en tu intestino, inflamación de 15 centímetros, etc…

¡Oh, no! Pero… ¿qué significa que tengo la enfermedad de Crohn? ¿Voy a morir por eso? ¿Podré hacer vida normal? ¿Qué va a ser de mi? Agotamiento mental, eso es lo que sentí. Con tan solo 15 años ya estaba diagnosticada de una enfermedad que desconocía y que implicaba muchos grandes cambios en mi vida, y no solo eso, sino, grandes retos para mi vida.

Seguro que cualquiera de los que sabéis de lo que hablo, me podéis entender. Sí, he dicho RETOS. Porque cuando tu cuerpo no está al nivel que necesitas ni cuando lo necesitas, todo lo que tienes por delante es, un RETO. Y que seguro que cómo yo, muchos de vosotros también lo estáis haciendo cada día.

Y aquí estoy, a punto de cumplir 30 primaveras y con Crohn desde hace 15 años. Estuve los primeros años en tratamiento, con Claversal y, actualmente no tomo nada para el Crohn, tan solo vitamina B12 que no absorbe bien mi intestino. Mi enfermedad está desde hace años ‘inactiva’, ‘asintomática’, en ocasiones me hace recordar que sigue ahí, pero, me deja llevar un ritmo de vida casi normal. Eso sí, el cansancio excesivo diario, los dedos de mis manos y el dolor en las articulaciones, conviven conmigo todos los días. Por lo demás, en pocas ocasiones tengo algún pequeño brote ‘puntual’, y digo puntual porque suele ser cuando me someto a mucho estrés.

Reconozco que soy y me siento muy afortunada, y que mi caso es aislado, pero, tal vez, pueda mi historia servir de esperanza a alguien nuevo que empiece a convivir con esta enfermedad, cada persona es un mundo.

Quiero decirte algo, tu enfermedad no va a desaparecer, pero, te vendrá bien cambiar de mentalidad cuando estés mal, aprender a ser menos ansioso, menos organizador…. No te encierres en ti mismo, fomenta la comunicación, practica el pensamiento positivo y sobre todo, léeme bien, QUIÉRETE MUCHO.

Ahora te doy las gracias por haber llegado hasta aquí y por haberme dedicado tu atención y tu tiempo, y como muestra, diez mandamientos para ti, de lo mejor que he leído, una delicia para nuestra mente.

*Los 10 mandamientos para reducir el estrés:

  1. No serás perfecto, ¡ni trates de serlo!
  2. No tratarás de contentar a todo el mundo.
  3. Deja para mañana lo que no puedas hacer hoy.
  4. No trates de abarcar todos los problemas.
  5. Aprenderás a decir: NO.
  6. En tu agenda, deja tiempo para ti mismo.
  7. De vez en cuando no hagas NADA.
  8. A veces tienes el derecho a ser poco atractivo, poco elegante, aburrido y desordenado.
  9. Tienes que ser tu mejor amigo, no tu enemigo.
  10. No te sentirás culpable cuando cumplas con los nueve mandatos anteriores.

*Extraído de la revista de la Asociación Irlandesa, por Dr. León Pecasse.

Sean felices.

Irene Sampedro

Anuncios

2 pensamientos en “Experiencia de Irene Sampedro con el Crohn

  1. Un lindo articulo para que todos puedan reflexionar sobre su dia a dia y empezar a hacer auto analise de nuestra vida Felicidades Ika besos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s